El sector del vino está revuelto como un patio de vecinas con motivo de lo que acontece en la D.O. Valdepeñas y sus bodegas, en concreto, el foco está en dos de ellas, las más grandes de España, puede que de Europa y entre los primeros bodegueros del mundo: Félix Solís y García Carrión.

Es un tema delicado, tanto que verás a pocos medios especializados posicionarse, tampoco a otros generalistas con importantes cuentas publicitarias con estas firmas.

Antes de que sigas leyendo, quiero dejar claro mi apoyo a las Denominaciones de Origen, pongo en valor su trabajo y la necesidad de que haya un organismo de control, pero hay que modernizarse y sobre todo, entender que una D.O. pierde sentido cuando los vinos acogidos bajan su valor de venta. Las bodegas que trabajan bien, crean el prestigio de la zona y por lo tanto de la D.O., luego se terminan aprovechando las bodegas que salen al mercado a precios bajos. Al menos me queda la esperanza de que el consumidor sabe diferenciar, sobre todo, es libre de elegir el vino que se quiera beber y pagar por él un precio razonable.

 

¿Puede haber efecto dominó con las Denominaciones de Origen por lo que está ocurriendo en Valdepeñas?

Volviendo al asunto de Valdepeñas, no tomaré partido por nadie. He trabajado en bodegas (no en estas) y he estado en el consejo directivo de una denominación de origen (no en esta). La experiencia siempre es un grado y te ayuda a comprender ciertas situaciones.

Desde mi punto de vista, el fondo del problema no es de estas bodegas, es de la norma de producción de la Denominación de Origen que toma como referencia la ley del vino de 2003. ¿Cuánto ha cambiado el vino en estos 17 años? ¿A día de hoy, en 2020 sigue siendo necesario regular los tiempos de crianza y la denominación “crianza”, “reserva” y “gran reserva”?.

España es el único país del mundo con esta categorización de los vinos que por ejemplo no usan los acogidos a IGP (Indicación Geográfica Protegida) y no les supone ningún inconveniente comercial ni vender a precios más bajos.

Una D.O. pierde sentido cuando los vinos acogidos bajan su valor de venta

Consulto a uno de los grandes expertos en vino internacional de España, el sumiller Guillermo Cruz del restaurante AMBIVIUM de bodega Pago de Carraovejas. Me habla de la mención “reserva” en algunas zonas de Italia (Piamonte con Barolo y Barolo Riserva), Chile con la mención “reserva” con un tiempo determinado en barrica o en Santorini (Grecia) donde también hay una mención concreta para vinos con más de tres meses en barrica.

Es decir, sí que se diferencian los vinos que tienen barrica de los que no, pero no los categorizan como en España donde es extremadamente restrictivo legislando en aspectos como tiempos de crianza y capacidad de la barrica. Sin embargo, no legislan lo más importante para la calidad del vino que es la edad de la barrica ni armonizan normas de control de calidad de estas maderas.

Ya podrás comprar en España algún vino argentino que se etiquete como “reserva” de la añada 2018 mientras que los vinos españoles no podrán salir al mercado con esta calificación hasta 2021.

En Francia no hay ninguna D.O. que categorice los vinos por el tiempo de envejecimiento, y fue aquí, en Burdeos, donde se empezó a envejecer los vinos en barrica para mejorar el vino  normalizando el tamaño de la barrica. Si nos fijamos en este país y su clasificación de calidad, tenemos que hablar del territorio y no de lo que se hace con el vino en bodega. A mí me parece lo lógico. La D.O.Ca. Rioja ha necesitado casi 100 años para ese cambio y el pasado 2019 calificó los primeros Viñedos Singulares.

Ya podrás comprar en España algún vino argentino que se etiquete como “reserva” de la añada 2018 mientras que los vinos españoles no podrán salir al mercado con esta denominación hasta 2021.

Cada vez son más las bodegas que acogidas a una Denominación de Origen usan tirilla “tradicional” huyendo de esta clasificación. Al final es su marca la que venden, no que sea reserva. Por poner un ejemplo, precisamente Pago de Carraovejas dejó de hacer mención en la etiqueta y tirilla, y como esta prestigiosa bodega de la Ribera del Duero, muchas de Rioja y de otras denominaciones. Con esta medida, las bodegas priorizan la calidad del vino por encima de los meses que haya estado en barrica.

Hoy en día, un vino “crianza, reserva o gran reserva”, tiene marcado el precio de mercado según su origen salvo algunas excepciones como los riojas clásicos de Viña Tononia o La Rioja Alta por poner un ejemplo. Sin duda, los que más alto cotizan en España son los de la D.O. Ribera del Duero y D.O.Q. Priorat.

Estoy a favor del vino de calidad, del buen vino y a partir de ahí, para mí es secundario si es reserva, gran reserva o crianza. Tampoco me importa excesivamente los meses que ha estado en barrica, quiero disfrutar con el vino y no soy una termita, por lo que independientemente del tiempo en barrica, la madera no ha de ser la protagonista.

Nuestras bodegas compiten en un entorno internacional con otras que tienen legislaciones más laxas. Estas bodegas que están en el ojo del huracán y otras muchas, hacen lo que hace su competencia en otros países y en el nuestro, están haciendo cada vez mejores vinos a precios accesibles.

 

Quien controle al controlador en las denominaciones de origen, buen controlador será

Si es cierto el incumplimiento de la norma establecida, ha de sancionarse, pero quien ha fallado es la Denominación de Origen que a su vez culpará a los organismos encargados de la inspección, pero en cualquier caso, se rige por normas arcaicas que hoy no tienen sentido en el mercado internacional. Por cierto, si esta sanción se lleva a cabo, ¿la D.O. devolverá el importe de la tirilla cobrado que no se corresponda con la calificación del vino sancionado? No nos olvidemos de donde llega la financiación a estos organismos. Puede que haya más, pero al menos conozco una D.O. que han creado su propia certificadora “independiente”.

Las DD.OO. han tenido un papel importantísimo de control y calidad del vino e España, pero no son las únicas ni imprescindibles, si no se actualizan, verán como cada vez son más las bodegas que abandonan.

Por último, un cliente que compra por primera vez un vino de estas bodegas, lo puede hacer porque ponga crianza o reserva, pero cuando lo vuelve a comprar es sencillamente porque le ha gustado, porque entiende que a ese precio es un vino que merece la pena.

Si acaso alguien ve una crítica en este artículo, tenga claro que si lo es, es constructiva. Entiendo imprescindible el papel que juega la Denominación de Origen, pero en el entorno internacional que nos movemos, hemos de poder jugar con las mismas cartas. Por si a alguien se le olvida, España es el país que más barato vende sus vinos en el entorno internacional y tenemos 138 marchamos de calidad oficiales entre Denominaciones de Origen, vinos de pago e IGP.

 

Información adicional:

Las Denominaciones de Origen regulan en sus normas de producción todos los aspectos relativos a la viticultura y elaboración de los vinos acogidos a estas. En lo relativo al envejecimiento de vinos tintos, la norma en su mayoría dice lo siguiente:

CRIANZA: 12 meses de crianza en barrica y 12 meses en botella hasta su comercialización (algunas marcan 6 de crianza y resto en botella). En cualquier caso, un crianza necesitará 2 años desde su fecha de cosecha para la comercialización.

RESERVA: 12 meses de crianza en barrica y resto en botella hasta completar los 3 años necesarios para su comercialización.

GRAN RESERVA: 24 meses de crianza en barrica y resto en botella hasta completar los 5 años necesarios para su comercialización.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: