• Calidad, tradición y vanguardia son los tres pilares sobre los que trabaja destilerías Altosa. Fundada en 1965 por Juan Antonio López Ramirez, cuya familia viene dedicándose al vino y la viticultura en Tomelloso desde 1788
  • Primera destilería no portuguesa en certificarse como proveedora de alcohol para fortificar sus prestigiosos oportos

 

Alcoholes de Tomelloso S. A. es un ejemplo de adaptación al mercado desde su fundación, cuando otras destilerías cesaban, Altosa supo entender las necesidades de sus clientes aportando al destilado el valor añadido del envejecimiento de las holandas (el destilado de vino más noble que se destina a los mejores brandies) y por supuesto el alcohol vínico que se comercializa en zonas tan importantes como el marco de Jerez (Cádiz) y Oporto, donde fue la primera destilería no portuguesa en certificarse como proveedora de alcohol para fortificar sus prestigiosos oportos.

 

Hoy la familia López Montero (Juan Antonio, Belén, Pedro y Elías) ha heredado el espíritu emprendedor y empresarial de su padre. Actualmente comercializan sus holandas y destilados vínicos en cuatro continentes, convirtiendo a Altosa en una de las empresas punteras del sector, siendo reconocida por su calidad además de la capacidad de producción y ocupando un lugar estratégico en el mercado internacional.  

Esto les permite un exhaustivo control de calidad desde la materia prima al producto final, sea holanda o aguardiente garantizando la trazabilidad a sus clientes

En Tomelloso cuentan con dos destilerías que suman seis columnas de destilación, siete alambiques con los que destilan con el método Charentais (doble destilación) para los brandies más exclusivos y dos aparatos de destilación de última generación con los que obtienen los aguardientes monovarietales que se comercializan con la marca Verum, estando reconocidos como los mejores del mundo en su categoría.  En total, suman una capacidad de destilación de 800.000 litros de vino al día.

 

Altosa es también una de las destilerías con mayor capacidad de envejecimiento de brandy y para ello, siguiendo la tradición tomellosera, horadaron una cueva de más de 8500 metros cuadrados en la que el tiempo se convierte un aliado para generar un valor incontestable a esas grandes reservas entre las que se encuentra, una de las joyas del brandy a nivel mundial, unas holandas que datan del 1912. En esta cueva envejecen más de 6.000.000 de litros de holandas y aguardientes de vino en un ejemplo de sostenibilidad ya que se conservan en condiciones óptimas de humedad y temperatura sin necesidad de utilizar ningún tipo de energía, por lo que la huella de carbono se reduce a la mínima expresión.

 

La familia López Montero cuenta también con una gran capacidad de producción de uva y por otro lado, se alía con viticultores locales como proveedores, posicionándose entre las bodegas privadas de mayor producción de España. Esto les permite un exhaustivo control de calidad desde la materia prima al producto final, sea holanda o aguardiente garantizando la trazabilidad a sus clientes.

 

En los últimos años Altosa ha crecido en el sector para atender la demanda cada vez más exigente y diversificada con la adquisición de una planta de bioetanol en Alcázar de San Juan que hoy conocemos como INTERALCO.

 

Ante las acusaciones generalizadas al sector destilador en España, Altosa, aun teniendo exigentes procesos de calidad y trazabilidad, ha realizado una auditoría externa de sus existencias en las plantas de Tomelloso y Cognac con análisis de laboratorios externos que garantizan su altísima calidad y el origen vínico de todas sus existencias

 

Deja un comentario