VINO DE LA SEMANA: CONDE VALDEMAR GRAN RESERVA 2011

BODEGAS VALDEMAR

Calle Camino Viejo Logroño, 24, Oyón – Álava

D.O.Ca. RIOJA

VINO DE LA SEMANA

CONDE VALDEMAR GRAN RESERVA 2011

92.77 PUNTOS EN LA GUÍA WINE UP!

85% Tempranillo – 10% Graciano y 5% Garnacha

36 meses de crianza en Barrica de Roble Francés

Puedes adquirirlo en la tienda online #momentosvaldemar de la bodega por 20,95€

 

UN GRAN RESERVA QUE REPRESENTA LO MEJOR DE LA HISTORIA DE LA D.O.Ca. RIOJA.

 

Bodegas Valdemar se funda en el año 1986, pero viene de una familia histórica en Rioja que cumple más de 130 años de dedicación al sector del vino. Viticultores y bodegueros, hoy es la 5ª generación la que dirige los designios de la bodega con vino innovadores como el Tempranillo blanco, Maturana o Graciano, vinos de paraje y de finca, blancos, rosados, tintos y pronto un espumoso. Pero Ana y Jesús Martínez-Bujanda Mora son conscientes de que han llegado a cerca de 60 países con importantes reconocimientos  por conservar una tradición y un estilo único e inconfundible como son sus reservas y grandes reservas.

Conde Valdemar Gran Reserva 2011 es un vino que se alía con el tiempo hasta conseguir taninos pulidos acompañados de una excelente acidez e intensidad de aromas. Buscando un símil, diría que aquí, la arruga es bella, cada año que pasa más. Hablamos de un vino con 10 años pero que promete una evolución excelente en los próximos 10 años, y a partir de ahí, es un vino de colección, de los que guardas para las mejores ocasiones, eso sí, es difícil no tener la tentación de descorchar la botella.

Comentario de cata: Rojo cereza con ribete grana, capa media alta, reflejos rubí. En nariz es intenso, recuerdos típicos de tabaco, cuero, clavo, café, caramelo… al fondo un sutil recuerdo terroso, de pimienta que aporta complejidad, también matices balsámicos. En boca es goloso, intenso, te hace salivar. De entrada es carnoso, el tanino acompaña y da estructura, sorprende por su frescura. Un vino con una excelente evolución y que promete mejorar más aún. En retrogusto nos devuelve el recuerdo de sutil tabaco y de vainilla. Persistente.

 

 

 

 

¡SUSCRÍBASE AL BOLETÍN!

A %d blogueros les gusta esto: