Foto: ©Wine Up! - Viñedos en Fuente de Pedro Naharro

DOP UCLÉS, MODELO DE SOSTENIBILIDAD Y PROSPERIDAD PARA EL VINO EN EL MEDIO RURAL

15 años han pasado desde que tomara forma oficial el proyecto de creación de la Denominación de Origen Protegida UCLÉS, una Denominación de Origen a la cabeza en la calidad de los vinos de Castilla-La Mancha y puntera a nivel internacional en cuanto a sostenibilidad, siendo la primera en medir la huella de carbono de todas sus bodegas. También, pionera en aportar 3 bodegas: Finca La Estacada, Bodegas Fontana y Coop. Ntra. Sra. de la Soledad a las certificadas del exclusivo sello ”Wineries for Climate Protection” que acredita la sostenibilidad medioambiental de las bodegas en cuatro ámbitos diferentes:

  • Reducción de gases de efecto invernadero
  • Gestión eficiente de los recursos hídricos
  • Reducción de residuos
  • Eficiencia energética y priorización en energías renovables.

La denominación de origen se ha entendido por las bodegas y sociedad del entorno en un sentido más amplio de lo que es una marca paraguas. Refleja la singularidad de un territorio y las bodegas participan en ella bajo el contexto de un proyecto común de desarrollo social y económico que genera riqueza en la comarca de Tarancón. Con ello va implícito el apoyo de ayuntamientos, organismos provinciales y regional y por supuesto, vinos de calidad bajo el sello común de la D.O.P. Uclés.

Se ha convertido en la cabeza tractora de la sostenibilidad en el viñedo, ejemplo en congresos como el de la pasada edición de Alimentaria donde las bodegas que forman parte de la D.O. son ejemplo del trabajo que une respeto medioambiental y sostenibilidad, a la elaboración de vino de calidad, creando riqueza en el entorno y con ello, fijación de la población y nuevas oportunidades.

Foto: ©Wine Up! – aerogeneradores – comarca de Uclés

UN PREMIO COMPARTIDO CON BODEGAS Y VITICULTORES

En 2019 la D.O. Uclés recibía el premio de Medio Ambiente que otorga la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Un galardón compartido con todos los agentes implicados en el desarrollo social y empresarial que hay detrás de la D.O. principalmente las bodegas y viticultores que han comprendido desde el principio la responsabilidad que implica pertenecer a la D.O. en cuanto a calidad de los vinos, unida a un férreo compromiso con el medio ambiente, generando con ello un impacto positivo en el entorno.

 

UN LEGADO PARA GENERACIONES VENIDERAS.

La reducción constante del CO2 gracias a la medición de la huella de carbono y la sostenibilidad medioambiental tanto desde las bodegas como desde el viñedo, donde además hay un incremento constante del cultivo ecológico. Este compromiso supone un presente brillante en el contexto internacional del vino, pero si nos centramos en un futuro a medio y largo plazo, el compromiso permite vislumbrar el éxito de la comarca donde el relevo generacional es un hecho en la comarca, con una edad media de los viticultores cada vez más baja gracias a la incorporación de jóvenes agricultores. Esta es la garantía para la fijación de la población en una comarca de baja industrialización y con gran dependencia de la agricultura donde si ésta no facilita el modo de vida, se abandona.

En este sentido, tenemos un claro ejemplo de lo que el sector del vino hace por el mundo rural. La localidad de Fuente de Pedro Naharro no ha perdido población en los últimos 40 años. Con dos importantes bodegas afincadas en el término municipal: La Soledad (cooperativa con más de 300 socios) y Bodegas Fontana, ambas empresas vitivinícolas son generadoras de riqueza en el entorno, yacimiento de trabajo y sobre todo, viabilidad en la agricultura (recuerdo, fuente principal de ingresos) gracias a este relevo generacional.

Foto: ©Wine Up! – Viñedos en Fuente de Pedro Naharro

ENOTURISMO

Justo a medio camino entre la capital y Cuenca, patrimonio de la humanidad, a 40 minutos en coche de cada ciudad, se encuentra el epicentro de la Denominación de Origen donde, además de disfrutar de la gastronomía y vinos de la comarca, es imprescindible la visita al Monasterio de Uclés y el parque arqueológico de Segóbriga entre otros destinos. Estos son ejemplo de la riqueza histórica vinculada al vino que atesora la comarca.

La calidad de los vinos con marcas de prestigio son uno de los grandes alicientes para recibir enoturistas a los que se suman proyectos innovadores como el hotel-spa de La Estacada.

DATOS DE LA D.O.P. UCLÉS:

Web: www.vinosdeucles.es

Instagram: www.instagram.com/do_vinosdeucles

Facebook: www.facebook.com/DOVinosUcles

Twitter: www.twitter.com/VinosdeUcles

 

ZONA GEOGRÁFICA

La Denominación de Origen Uclés, comprende un área aproximada de 174.000 hectáreas de 20 municipios y se utilizan para el cultivo de viñedo 1.700 hectáreas.

Incluye las parcelas y sub-parcelas ubicadas en los siguientes municipios de las provincias de

Cuenca: El Acebrón, Alcázar del Rey, Almendros, Belinchón, Carrascosa del Campo, Fuente de Pedro Naharro, Horcajo de Santiago, Huelves, Huete, Langa, Loranca del Campo, Paredes, Pozorrubio, Rozalén del Monte, Saelices, Tarancón, Torrubia del Campo, Tribaldos, Uclés, Valparaíso de Arriba, Valparaíso de Abajo, Vellisca, Villamayor de Santiago, Villarrubio y Zarza de Tajo.

Toledo: Cabezamesada, Corral de Almaguer y Santa Cruz de la Zarza

En el desarrollo y trabajo de los viñedos se utilizan principalmente métodos de laboreo tradicional, poco mecanizado y manual. Las viñas en vaso son una característica principal de la D.O.P. Uclés junto a la edad del viñedo, lo que permite la diferenciación de esta denominación con otras del entorno.

En relación a la altitud del territorio, La D.O. Uclés es la denominación de origen que se sitúa a mayor altitud de Castilla-La Mancha con viñedos plantados entre 500 y 800 m. en la mitad occidental. En la mitad oriental se llega a los 1200 mts. snm.

Predomina el clima continental con variaciones que vienen determinadas por la altitud y ondulaciones del terreno. El déficit hídrico determinado por la escasa pluviometría en los meses de agosto y septiembre, modera los rendimientos.

La altitud y las escasas lluvias del verano, condicionan los cambios térmicos de la zona de producción. Esto permite que la mayoría de los años coincida el momento de maduración alcohólica y polifenólica, consiguiendo vinos con un pH bajo, mayor acidez y con ello una vida más larga del vino en botella.

Sus suelos son ricos en potasio, lo que unido a una viticultura tradicional en la que predomina la formación en vaso con bajas densidades de plantación y la ausencia de riego, da lugar a unas uvas compensadas en ácidos con las que se obtienen vinos equilibrados e intensos.

Foto: ©Wine Up! – Viñedos en Fuente de Pedro Naharro

El autor

©Joaquín Parra Wine Up! 2021

LinkedIn: @wineup

Tw: @wineup_es

In: @wineup.es

Fb: /guiadevinoPincha AQUÍ para descargar gratis la última edición de la guía Wine Up!

 

 

 

¡SUSCRÍBASE AL BOLETÍN!

A %d blogueros les gusta esto: