Hay muchas zonas en las que la alternativa al viñedo es el desierto y no podemos dejar esta herencia.

El pasado miércoles 5 de febrero en el marco de Barcelona Wine Week tuvo lugar una mesa redonda en la que se puso de relevancia la importancia de las bodegas en una estrategia conjunta para reducir el impacto de la industria en el medio ambiente.

En la mesa participó Milagros Romero Torres, Licenciada en Ciencias Biológicas y enóloga de bodega Soledad junto a Eva Plazas, enóloga de Cavas Vilarnau (grupo González Byass) y  Gabriela Benveniste, Senior eco-innovation Strategist & Industrial Engineer del programa reWINE.

Se pusieron sobre la mesa varios ejemplos de bodegas que priorizan la sostenibilidad dentro de su estrategia empresarial como Bodegas Beronia y Cavas Vilarnau del grupo González Byass, el programa Rewine que fomenta la reutilización de botellas de vino con el objetivo de la reducción de residuos y costes de producción y el ejemplo de Bodega Soledad, primera cooperativa en España en obtener la certificación Wineries for Climate Protection y que lleva su política medioambiental más allá de la bodega, extendiendo esta filosofía entre los socios viticultores de esta cooperativa conquense.

Hay muchos más ejemplos sobre los que nos podemos fijar para comprender lo importante que es cambiar la filosofía de trabajo, pero no cabe duda que es una revolución que ya ha comenzado y que está calando en la sociedad. Ahora falta que tanto el sector como las administraciones se impliquen ya que hay muchas zonas en las que la alternativa al viñedo es el desierto y no podemos dejar esta herencia.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: