Gracias por permitirme ser partícipe de este importante evento, por disfrutar de vuestros vinos y amistad, todo ello con admiración hacia vuestra historia y lo más importante… vuestro FUTURO!

El pasado 17 de octubre de 2019 tenía lugar en pleno centro de Madrid, en el Palacio Gans, una cena muy especial, el motivo, celebrar los 130 años de dedicación al vino en la rioja alavesa de la familia Valdemar. 130 vendimias que a partir de 2019 contarán por dos cada año, la de su bodega en Oyón (Álava) y la de Valdemar States, de Walla Walla en Washington State, que este año ha abierto sus puertas.

 

Acudía como invitado, pero también colaborando en la convocatoria de medios especializados e influencers de vino y gastronomía, como se suele decir, estaba “más a gusto que en brazos”, acompañando a Jesús, Ana Martínez Bujanda y parte del equipo de bodegas Valdemar por un lado y por otro, rodeado de colegas, de personalidades del vino, la comunicación e influencers.

 

La cena fue preparada y servida en un despliegue magistral del Basque Culinary Center, menú y maridaje (o armonía) que más adelante describiré.

 

Se cuidaron todos los detalles, hasta el extremo de que Antonio Orte, enólogo de Valdemar, cató una a una las cerca de 80 botellas de vino que se sirvieron en la cena. Como dos narices siempre es mejor que una en estos casos, ahí estaba para ayudar en esta operación imprescindible para que todo saliera perfecto.

 

La recepción fue en el patio del Palacio Gans, un edificio con mucha historia, recomiendo leer este artículo que he encontrado donde cuenta la apasionante (y trágica) historia de la familia Gans, probablemente la empresa de artes gráficas más importante en la historia de España: http://florentinoareneros.blogspot.com/2015/12/el-palacio-gans.html

 

Volviendo a la cena y la celebración, nada mejor que hacerlo con grandes vinos y grandes platos y de ello se ocupó el Basque Culinary Center con su cocina y perfecto servicio y Bodegas Valdemar con sus excelentes vinos y gusto en la decoración.

 

Se comenzó con Conde Valdemar Finca alto Cantabria 2017 en botella magnum, blanco fermentado en barrica con los entrantes: Foie, oloroso y oro. Hoja de pasta filo con higo liofilizado y Bogavante asado, emulsión de cebollino y su jugo. Un homenaje al buen gusto y a la perfecta armonía ya que las tres propuestas mejoraban con cada sorbo de vino.

 

Un viaje en el tiempo, retrocedíamos 15 años con un vino de la reserva familiar que ya no está en el mercado: Conde Valdemar Gran Reserva 2004 armonizado con puerro confitado, crema de almendra y brotes tiernos. A mí que me encanta el puerro, me gustó el maridaje, un plato sabroso, bien ejecutado que potenciaba el sabor gracias a la frescura del vino.

 

Balcón de pilatos Maturana 2016 es un vino complejo, intenso, elegante, pocos vinos hay que se le parezcan, precisamente hablamos de una variedad minoritaria, complicada en cuanto a la viticultura por lo que no todos los años se puede elaborar con la perfección que muestra esta cosecha 2016. La propuesta, un Bacalao confitado a baja temperatura, puré de guisantes, pilpil negro y polvo de aceituna. ¿quién dijo que el tinto para la carne y el blanco para el pescado? El bacalao es un pescado graso y de potente sabor que permite armonizar con vinos contundentes como Balcón de Pilatos Maturana.

Conde Valdemar edición limitada 2015 con Cordero a baja temperatura, calabaza y castañas glaseadas. Uno de los vinos premium de la bodega, esta edición limitada que se muestra redondo, voluptuoso, con tanino noble que aporta estructura. Esto unido a su buena acidez y persistencia es un vino perfecto para terminar con una carne tan magistralmente guisada como este cordero a baja temperatura.

Quedaba el colofón, el postre con una de las mejores garnachas de España: La gargantilla 2016, un vino exclusivo, de una parcela pedregosa que permite expresarse a esta variedad como en pocos sitios de España. El postre fue Panacotta de chocolate, helado de manzana asada y hojas crujientes de cacao. Una sonrisa es la mejor forma de describir el resultado de esta armonía.

 

 

No todo terminaba ahí, el buen gusto acompañó hasta el final con una actuación del cantaor Arcángel que nos deleitó con su arte, disfrutando de una copa del mejor vino y la más agradable compañía.

 

 

Parte del buen gusto, nos lo llevamos a casa en forma de una botella de Conde Valdemar Gran Reserva vestida para la ocasión por la diseñadora Vicky Martín Berrocal.

Enhorabuena a la familia Valdemar por esos 130 años, sobre todo a Ana Martínez Bujanda Mora. Gracias por permitirme ser partícipe de este importante evento, por disfrutar de vuestros vinos y amistad, todo ello con admiración hacia vuestra historia y lo más importante… vuestro FUTURO!

De Izda. a Drcha: Antonio Orte, Enólogo. Ana y Jesús Martínez Bujanda

fotografías: Las bonitas y con calidad, cortesía de Bodegas Valdemar 🙂

Sobre El Autor

Joaquín Parra López es técnico especialista en Gestión y Administración de empresas y Técnico superior en comercio y marketing. Master en comercio internacional por la EOI y Formador Ocupacional especializado en el área administrativo, comercial y marketing. Ha trabajado desde 1998 como responsable de administración, director comercial y Gerente en distintas bodegas hasta el año 2006 cuando inicia su actividad profesional independiente como “WINE UP CONSULTING”, convirtiéndose en una de las pocas empresas de España y la primera de Castilla La Mancha dedicada al asesoramiento comercial y marketing vinícola. Autor del Manual de Cata ¿Es bueno este vino? Editado y distribuido por Mundi-Prensa con prólogo del maestro Sommelier Charlie Arturaola, viajero del vino y uno de los educadores de vino mas valorados en USA. Autor de la Guía de vinos digital Wine Up. Creador y administrador del primer panel de cata de vinos online: www.ecatas.com, y administrador de otros portales dedicados al vino como: www.wineup.es, www.vinoticias.es y www.bodegassingulares.com. Educador de vinos y promotor de la cultura del vino a través del Wine Up Tour con Bodegas Singulares & Vinos de Autor viajando por España promocionando las bodegas en lo que se ha denominado: Enoturismo Inverso.

Deja un comentario