La Escuela Española de Cata es uno de los centros de formación del vino y la sumillería más importantes de España. Después de más de 40 promociones de sumilleres tiene repartido por todo el mundo a grandes profesionales formados en su casa trabajando en templos del vino

La 30ª edición del Wine Up Tour vuelve a uno de los lugares de más peso en la formación del vino en España: la Escuela Española de Cata. Dirigida por Carmen Garrobo y Arturo Hurtado, son responsables de la formación de una parte importante de los sumilleres que hay en España y también en otros países puesto que acoge a alumnos de todo el mundo. Una formación que imparten nombres de peso como Paco del Castillo, Pedro Ballesteros, Custodio López Zamarra, Isabel Mijares y Juancho Asenjo entre otros.

En una interesante en intensa cata, los asistentes pudieron conocer de primera mano, vinos y variedades de distintas regiones españolas y también de la Patagonia Argentina. Un viaje a través del tiempo y la distancia que pone de relieve la importante diversidad de nuestros vinos y la rica historia de nuestras bodegas.

Joaquín Parra, director y creador del Wine Up Tour, también autor de la guía de vinos Wine Up! fue “desgranando” cada uno de los vinos haciendo hincapié en su singularidad y autenticidad varietal y de la bodega.

El primer vino fue Ercavio Blanco Airén 2017 de Bodegas Mas Que Vinos. Sus enólogos: Margarita Madrigal, Alexandra Schmedes y Gonzalo Rodríguez forman parte de la historia reciente de los vinos de calidad de Castilla la Mancha. De su bodega ubicada en Cabañas de Yepes (Toledo) salen algunos de los mejores vinos de la región. Su blanco Airén, está considerado entre los mejores del mundo elaborados con esta variedad autóctona.

 

Beronia Rueda Verdejo 2017 de Bodegas Beronia (D.O. Rueda) fue la segunda propuesta. La nueva bodega del grupo González Byass en Rueda viene pisando fuerte con un vino varietal, es de una forma inequívoca verdejo, de raza. A su intensidad aromática que mezcla flores blancas, herbáceos y fruta de hueso, le suma un vino con potencia en boca, untuoso, con buena acidez y persistencia.

 

No puede faltar un vino de la variedad Albariño. Martín Códax 2017 de Bodegas Martin Códax (D.O. Rías Baixas) representa un valor seguro cuando hablamos de vinos atlánticos. Desde el corazón del valle del Salnés nos llega para mostrar su intensidad de aromas que recuerdan Jazmín y Azahar, sutil toque anisado y mineral. En boca, acidez, salino y muy persistente que devuelve con nitidez los aromas de nariz.

 

Un salto importante hacia tierras lejanas. Desde la región más austral del planeta en la que se cultiva viñedo nos llega la apuesta de la castellanomanchega Bodegas Verum en la latitud 39 sur. Maria Victoria de Verum Malbec 2016. (D.O. Alto Valle del río Negro) Patagonia-Argentina. Una forma de redescubir el Malbec, encontrando un vino intenso, sobre todo fresco, cargado de aromas florales y de fruta negra. Para disfrutar!!

 

Volvemos al norte de la península con Hombros 2015 Mencía de Casar de Burbia (D.O. Bierzo). Una bodega boutique con vocación de grandes vinos, los que elabora exclusivamente con Mencía (en tinto) y Godello (en blanco). Disfrutamos de este vino con 12 meses de crianza en los que la madera pasa desapercibida centrándonos en los recuerdos de fruta negra y mineral. Es fresco, carnoso, un vino que llama la atención.

 

En la misma latitud pero lado opuesto de la península encontramos otro viñedo de montaña como el de Secastilla 2013 garnacha de Pago de Secastilla –Viñas del Vero (D.O. Somontano). Un vino que atesora todas las virtudes de la variedad garnacha. Cargado de fruta negra, recuerdos terrosos, de trufa, sotobosque y regaliz negro. En boda te cautiva por la frescura del vino y la persistencia aromática. Un vino TOP.

 

La latitud es importante pero también la altitud del viñedo. Aquí, a más de 800 mts sobre el nivel del mar encontramos los viñedos de Bodega Soledad con su Bisiesto Tempranillo 2013 (D.O.Uclés). Con la madera perfectamente integrada, destaca por su fruta roja y recuerdos balsámicos acompañado de toques terrosos. En Boca encontramos un tanino pulido, acidez media, equilibrado y con persistencia.

 

Terminamos en la D.O.Ca Rioja, en Álava y en una de las bodegas más importantes, con 5 generaciones velando por los vinos de calidad de esta región. Hablamos de Bodegas Valdemar. El primer vino, es Valdemar Las Seis Alhajas Graciano 2010 vino de finca de carácter varietal que marca el terruño. Sorprende que tras casi 8 años nos muestre con tanta nitidez sus recuerdos a fruta negra en licor, flores (violetas y rosas), toques de café, torrefactos. En boca un vino carnoso, tanino que le da voluptuosidad y acidez que le da frescura. Con el último vino, vamos con uno de los grandes valores de España, sus grandes reservas. Conde Valdemar Gran Reserva 2008 demuestra como el tiempo se asocia con el vino para convertir algo bueno en excelente. En vista se sigue mostrando vivo, con rojo picota y ribete grana, lo que promete años de excelente evolución. En nariz destacan los recuerdos especiados a vainilla, canela, clavo… algo de café y cacao. En boca es pura seda. Un trago no es suficiente!!

Nueve vinos completamente diferentes, que marcan la realidad de cada una de las bodegas y la singularidad de sus viñedos, todo ello en un espacio de cultura y formación que merece la pena conocer y donde hay que formarse.

La anécdota es que dos de los asistentes, se llevaron un ejemplar de mi manual de cata ¿es bueno este vino? para que lo firmara. El libro cumplió su función ya que había sido el primero de vino que habían leído, de ahí, a hacerse sumilleres.

 

Joaquín Parra Wine Up!

Twitter: Ecatas

Instagram: joaquinwineup

 

Deja un comentario