No hay nadie que se dedique al vino en cualquiera de sus profesiones que no sepa quién es Jancis Robinson o al menos que no haya visto y hojeado alguno de sus libros.

 

Con motivo de la presentación de su último libro “experto en vino en 24 horas” editado por planeta Gastro he tenido la oportunidad de hacer esta entrevista que comparto.

 

En la presentación que ha tenido lugar en Lavinia, también se ha hecho una cata y presentación de una copa en cuyo diseño ha participado Jancis, podríamos decir que la copa definitiva, pues es una copa que se adapta a todos los vinos.

 

Aunque he seguido desde hace años su carrera, era la primera vez que tenía la oportunidad de conocerla en persona, con muy grata impresión. Una persona cercana, trabajadora y que defiende el vino sobre todas las cosas.

 

El tiempo se me ha quedado escaso para todo lo que tenía pensado preguntar y más aún para las preguntas que me surgían sobre la marcha. Admiración hacia una mujer que lo es todo en la cultura del vino.

 

los precios en las cartas de vino de los restaurantes españoles, son los más bajos del mundo, eso no ayuda a nuestra imagen

 

Wine Up Jancis, eres la primera mujer ajena al mundo del comercio del vino en titularse Master of Wine. ¿Considera que solo por el título se le han abierto más puertas?

 

Jancis Robinson La verdad es que no, cuando hice los exámenes ya tenía libros de mucho éxito, yo era una de las personas más conocidas por el público británico (en el sector del vino). Por entonces presentaba el primer programa de Televisión dedicado a vinos. Hice los exámenes de MW para demostrar que no era solamente famosa por estar en la televisión, que era profesional y que hablaba con conocimiento. Eso sí, jamás recomendaré a nadie que estudie el MW mientras hace un programa de televisión…

 

WU. A su nombre no le acompañan las codiciadas siglas de MW… ¿alguna razón en especial?

 

JR. Yo establecí mi reputación antes de ser Master of wine, por eso mismo no lo he necesitado a posteriori. Me siento muy orgullosa de ser MW, de haberme sacado el título aprobando todos los exámenes a la primera, pero yo he publicado muchos libros antes sin poner MW, sin tener el título. Por lo que tampoco he visto necesario ponerlo después.

 

WU. Siguiendo con la pregunta anterior, doy por hecho que sus publicaciones le ayudaron a tener un gran conocimiento del vino y por lo tanto, a facilitar su título de MW

 

JR. Sí claro, por supuesto. Ya se sabe, si quieres saber más de algo, escribe un libro sobre ello.

 

 

WU. Cómo se considera o como prefiere que le consideren, como comunicadora, periodista, escritora, crítico de vinos?

 

JR. No me gusta lo de “crítico de vinos” porque lo veo muy negativo. Me gusta “escritora sobre vino” disfruto escribiendo y supongo que soy más que una periodista porque soy autora.

 

 

WU. Hace unos meses visité Londres y estuve charlando con un sumiller español que trabaja en la tienda de vinos de Harrods. Me contaba el problema de “precio bajo” que tienen los vinos españoles y que al superar la barrera de las 30 libras, el comprador empieza a pensar en Burdeos o Borgoña. ¿Qué considera que debería hacer el vino español de calidad para ganar prestigio en el entorno internacional?

 

JR. Creo que hay prestigio, hay vinos de rioja de enorme calidad que son muy reconocidos y esto ayuda a que suba la imagen de los vinos españoles en general.

 

La imagen del vino español puede mejorar si se trabaja el enoturismo, si son capaces de mostrar las bodegas a los consumidores que lo valoran. (Mejorar la segmentación en la comunicación). España también necesita embajadores que promocionen su imagen.

 

WU. En 2018 hemos recibido a casi 20 millones de turistas ingleses en España. ¿Qué se está haciendo mal en España para que no tengamos mayor presencia en tu país?

Si quieres saber más de algo, escribe un libro sobre ello

JR. Si nos vamos para atrás, hace 40 años, una de las cosas que me alentó a pensar que el Reino Unido debía convertirse en una nación que bebiera vino (que antes no lo era tanto) es a raíz de trabajar en una agencia de viajes. Los turistas británicos tenían siempre una botella de vino en su habitación y vi que se introducían en el vino a través de estos paquetes vacacionales.

 

Sospecho que hay muchos turistas británicos que no gastan excesivo dinero en España, podemos pensar que es un nivel bajo por lo que puede que no sea un público objetivo para el mercado español. Hay turistas que van a costa del sol, Mallorca o con propiedades que sí que son interesantes, pero hay otros que tal vez, no merezca la pena el esfuerzo.

 

El problema de alguna manera es que los precios del vino en los restaurantes españoles son los más bajos del mundo, por lo que tienen una impresión falsa, que todos los vinos españoles tienen que ser baratos.

 

 

WU. En los últimos 20 años el vino ha sufrido una revolución total en España. Primero fue por la introducción de variedades foráneas, ahora ensalzando la recuperación de variedades autóctonas. ¿Cuál considera que es el camino correcto a seguir por las bodegas?

 

JR. Creo que ha habido un gran cambio, es importante que los productores de vino español se den cuenta que el exceso de roble, de madera no es bueno. El color intenso, mucho roble, algo de más en el grado alcohólico… todo eso está fuera de moda. Ahora se busca la frescura, la naturalidad, la fruta en el vino, no enmascararlos. Algunos productores aún no se han dado cuenta de esto.

 

Hay demasiada tendencia a la especificidad geográfica, es decir, a ciertas viñas, a productores muy localizados. Eso genera confusión y dificulta el mensaje.

 

WU. Hay bodegas españolas como Bodegas Valdemar que han dado el salto a zonas tan poco conocidas aquí pero prestigiosas como Walla Walla (Washington State). ¿Considera que es bueno para nuestra imagen que seamos los españoles los que salgamos a conquistar mundo? (y no al revés, que vengan de otros países a invertir aquí).

 

JR. Es precisamente lo que he comentado antes, necesitáis embajadores, no podéis esperar a que el mercado venga aquí. Si vais fuera es muy bueno por todo lo que supone para la propia bodega y como os ven los mercados. Es necesario tener seguridad en lo que se hace y demostrarlo al consumidor con interesantes propuestas.

 

 

WU. Las Redes sociales también han supuesto otra revolución en el vino, la comunicación y sobre todo en cómo se transmite el vino. Hace 30 años era un grupo reducido quien hablaba de vino y casi también el que se interesaba. Hoy cualquiera lo hace (con menor o mayor acierto), coge una botella, le hace la foto y ya se piensa que está hablando de vino. Desde su experiencia, como ha visto estos cambios, y hacia dónde considera que puede ir.

 

 

JR. Hay que trabajar mucho para adaptarse a la situación constantemente. He sido muy afortunada en mi carrera, podía escribir sin tener una crítica inmediata. Ahora hay que trabajar más duro, estás más expuesto pero también es más divertido.

 

Una de las cosas que más he disfrutado es con mi página web (www.jancisrobinson.com) porque me ha dado la oportunidad de tener una conversación directa con mis lectores.

 

Escribo libros que son referencia en el sector del vino, ahora en octubre sale la 8ª edición de mi “atlas del vino” después de 2 años de trabajo. Será una versión digital con otra en papel físico.

 

Ahora hay que trabajar mucho más porque se ve todo online y de forma inmediata, no se puede fallar.

 

 

 

 

 

Deja un comentario