El Wine Up Tour es fiel a Madrid, la capital de España atesora lo mejor de la gastronomía y sobre todo diversidad.

El grupo Tapapintxo cuenta con 3 restaurantes en el castizo barrio de Chamberí. Hace un año el turno era en La Zamorana (C/. Galileo) y el pasado 19 de junio el Wine Up Tour llegaba a San Bernardo 115 gastrobar.

Un local donde te reciben con una sonrisa es síntoma de buen desarrollo. La cena tuvo lugar en la primera planta del restaurante donde prepararon una larga mesa para acoger a todos los participantes de este “viaje” a través del vino.

Los 8 vinos de la cena se repartieron de acuerdo al mejor “maridaje” o “armonía” entre los 4 platos y postre que componían el menú.

 

Para comenzar, un plato típico del sur de España y muy propicio para las temperaturas veraniegas: SALMOREJO CORDOBÉS

Para este primer plato, la propuesta fue con dos vinos blancos:

Conde Valdemar Blanco 2017 de Bodegas Valdemar (D.O.Ca. Rioja). Elaborado con Viura principalmente y un pequeño porcentaje de tempranillo blanco, verdejo y sauvignon blanc. Destacan las flores blancas, manzana, pera y un sutil recuerdo de fruta tropical. En boca es amable, buena acidez Con el salmorejo acompaña perfectamente. Un blanco versátil que nos permitirá disfrutar con ensaladas y pescados blancos.

 

Beronia Rueda Verdejo 2017 de Bodegas Beronia (D.O. Rueda). Verdejo 100%, elaborado con dos vendimias sobre la misma parcela nos permite disfrutar año tras año (esta es su 3ª añada) de un vino muy bien trabajado y que representa las virtudes de esta variedad. Con el salmorejo no podía ir mejor. Un sutil amargor que prolonga la sensación del vino en boca. Buena intensidad aromática y persistencia.

Con el segundo plato jugamos a la diversidad y a romper (falsos) mitos. Un pescado como el Bacalao al pil pil y lágrimas verdes para un vino blanco y un tinto. ¿Con qué irá mejor?,

 

Martín Códax 2017 de Bodegas Martín Códax (D.O. Rías Baixas). Este Albariño 100% muestra intensidad aromática en nariz, cargada de cítricos y flores blancas. En boca, un vino con carácter, acidez marcada y salinidad. Con el bacalao va perfecto porque esa acidez y frescura nos limpia la boca trago a trago y nos prepara para seguir disfrutando. Los sabores se complementan, algo que es la base del buen maridaje-armonía.

Con Solmayor Tinto Roble 2016 de Bodegas La Soledad (D.O. Uclés) demostramos que los tintos también son para los pescados. Un tempranillo 100% con una influencia mínima de la barrica pero con un tanino pulido que va perfecto con el bacalao. Realmente este tinto va bien con cualquier pescado graso. Destaca sobre todo los aromas de fruta roja y en boca, es poco invasivo, te permite disfrutar de cada trago.

 

Con el siguiente plato: Risotto de setas de temporada vamos subiendo en intensidad, por ello apostamos con dos vinos con carácter pero completamente diferentes:

LAN D12 2014 de Bodegas LAN (D.O.Ca Rioja). Un tempranillo con 12 meses de crianza que busca la integración entre la fruta y la madera, las especias y el cacao con una boca redonda. Su intensidad acompaña a este risotto para que los recuerdos de frutas y especias complementen el sabor de las setas. Por otro lado, su acidez y frescura en boca hace que cada trago sea una experiencia. Una copa te pide otra copa.

 

Secastilla 2013 de Pago de Secastilla – Viñas del Vero (D.O. Somontano) fue la segunda propuesta para este risotto. Este garnacha 100% con 10 meses de crianza es un descubrimiento para todo aquel que lo prueba. En nariz aparecen aromas terrosos, fruta negra, regaliz y en boca se descubre frescura, intensidad, un vino sedoso que acaricia y permanece en retrogusto. Con esta intensidad, el risotto y lo que le pongas.

 

Pasamos al plato fuerte: Entrecot a la brasa con Chumichurri. Destaco algo que siendo normal, no pasa en este tipo de eventos. Fueron uno a uno preguntando el punto de la carne para que cada uno la tomara a su gusto y la disfrutara.

Para el entrecot disfrutamos de otro vino que sorprende: Verum 2012 de Bodegas y Viñedos Verum (Vino de la tierra de Castilla). Un coupage de merlot, tempranillo y cabernet Sauvignon con 12 meses de crianza en roble francés. ¿Quién dijo que los vinos de castilla la mancha no envejecen bien?. Las palabras para describir este vino es finura y elegancia.

En la cena nos acompañó Elías López Montero, enólogo de Bodegas Verum que en marzo fue reconocido por la revista Decanter como uno de los 10 enólogos llamados a revolucionar el vino en España. Hizo una breve presentación de su proyecto en Tomelloso y en Patagonia (Argentina).

Para el postre prefiero ir al contraste, por lo que pedí al restaurante una de sus propuestas dulces, la tarta de galleta y chocolate.

Con el último vino volvemos a D.O.Ca. Rioja para disfrutar de Conde Valdemar Reserva 2011 otro vino de Bodegas Valdemar. Comenzamos y terminamos el viaje en Oyón (Alava) con una bodega innovadora, lo ha demostrado a lo largo de más de 125 años y 5 generaciones. Este tempranillo es reconocido por muchos prescriptores como uno de los mejores reservas de Rioja en su relación calidad precio. Que mejor forma de terminar!!

Aprovecho para agradecer a los propietarios del grupo Tapapintxo todo lo que hacen para que el evento salga perfecto, especialmente a Grace, gran anfitriona.

Gracias también a todos los asistentes y por supuesto a las bodegas que hacen posible el desarrollo del Wine Up Tour.

Joaquín Parra Wine Up!

www.twitter.com/ecatas

www.instagram.com/joaquinwineup

 

 

Deja un comentario