Con motivo de Alimentària, la Denominació d’Origen (DO) Catalunya ha organizado un taller conjugando dos de los alimentos que mejor expresan el carácter mediterráneo de Cataluña: el vino y los calçots.  El objetivo de la sesión era encontrar los vinos que mejor se adaptan a uno de los productos con más tipicidad e identidad en Cataluña, el Calçot de Valls (IGP). Los asistentes al taller de maridaje resultaron un grupo heterogéneo de público profesional y consumidor final y de orígenes diversos para recoger diferentes sensibilidades y puntos de vista.

Aunque las aportaciones del debate hacían prever que las propuesta de vino rosado y de vino blanco con crianza habían sorprendido y seducido para la calçotada a muchos de los asistentes, de la recogida de las fichas y la recopilación de sus impresiones se extrae que el vino que más ha gustado para la calçotada a la mayoría de los invitados es el vino negro con crianza, seguido del rosado.

Los vinos que participaron en el juego con la calçotada fueron: Bach Chardonnay 2013 de Masia Bach, Idoia 2012 de Ca N’Estruc, Synera 2013 de Bodegues Roqueta, Petit Albet 2013 d’Albet i Noya y Coronas 2011 de Bodegas Torres.

La DO Catalunya quiere agradecer a la IGP Calçot de Valls, al restaurante de calçotadas Cal Ganxo y a todos los asistentes a la actividad su aportación a un debate que resultó de lo más diverso y enriquecedor, así como su compromiso con dos productos tan identitarios e importantes para nuestro territorio como son el vino y los calçots. 

Deja un comentario