Para su celebración, Alejandro Fernández y el reconocido sumiller Jesús Flores presentarán una cata vertical de sus vinos desde 1998 a 2007 en Madrid

El próximo miércoles, 9 de junio, tendrá lugar una cata vertical de 10 vinos de Dehesa La Granja, presidida por Alejandro Fernández y dirigida por el experto sumiller Jesús Flores, en el hotel Urban de Madrid.

Los asistentes, periodistas, críticos y prescriptores, podrán catar una selección de su mítico Dehesa La Granja, vino de calidad reconocido de la Tierra de Castilla y León, desde sus orígenes, en 1998 hasta 2007. Un recorrido de la vista, el olfato y el gusto para descubrir la evolución de este caldo en sus diferentes añadas.

Tras una cuidada elaboración y tras permanecer 24 meses en barricas de roble americano y 12 más reposando en botella, se obtiene un vino de aspecto brillante y color rojo rubí. En su fase olfativa, desprende aromas cálidos, ligeramente tostados de ciruela y cereza con un toque de regaliz. En boca resulta dulce y flexible con sabores de confituras de cereza y frambuesa y de taninos suaves. Carnoso, suave y prolongado con una nota recurrente de zarzamora y un toque de vainilla.

Finca ‘La Granja’

Ubicada en tierras zamoranas, exactamente en Vadillo de la Guareña cuenta con 800 has. a orillas del río, lo que la convierten en la tercera finca vinícola del Grupo Pesquera.

Los vinos de Dehesa La Granja proceden de excelentes viñedos de Tempranillo, que ocupan una superficie de más de 250 has. y crecen en un microclima muy especial, ayudados por las aguas del río Guareña, que  atraviesa la finca.

Para la elaboración de este vino se utilizan los últimos avances tecnológicos de enología, combinados con el saber hacer que aporta la experiencia de Alejandro Fernández en estas tierras zamoranas. Además,  la bodega cuenta con cuevas excavadas en la piedra durante el siglo XVIII, que son el lugar perfecto para que vino y madera se cortejen: silencio, oscuridad, temperatura constante y humedad equilibrada. El resultado es el vino Dehesa la Granja, noble e intenso…. “y que se niega a abandonar nuestra boca y nuestro recuerdo.

Deja un comentario